1 sept. 2015

Algo y ritmos

30/05/2015
En el antes o el después, me plantaría en la O y en su serenidad presente, volviéndose tocada por la locura en su boca cerrada como en un portazo perdiendo de vista la S para poder hallar la D. Sin embargo, entre las dos letras hay un mar de posibilidades que no han sido barajadas esta vez por hastío... por la vulgar vaguería, porque no es nada que no haya visto antes. Y esa es la ecuación sin solución que el polvo va a tragarse de un momento a otro, pero estoy en marcha para experimentar lo que sea que vaya a salirme al paso.