26 mar. 2012

Conclusión

No necesito más hostias para darme cuenta de lo que estoy haciendo con mi vida. Y todavía no sé cuándo he de parar de hacerlo.

No hay comentarios: