27 ene. 2012

Tonterías

Hoy me apetecía escribir de gilipolleces. He mirado por la ventana, he visto como caía la lluvia por encima de todas las cosas. Me he visto a mí misma debajo de ella y me he sentido viva.
La verdad es que últimamente necesito sólo eso: sentir las cosas otra vez, sentirme viva. Llevo pensando mucho tiempo que me encantaría besar a alguien como si fuera mi primera vez, vivir mi primer amor. Vivir esos nervios, esos pensamientos imbéciles que se tienen cuando te estás enamorando. Vivir noches en las que tocar la mano de esa persona por primera vez sea en lo único en lo que pienses. Que vayan pasando los días, y las semanas, y vayan sucediéndose las cosas al final. Sentirme insegura, dudar, tener esperanzas, hacerme ilusiones... Enterarme de que esa persona también siente lo mismo.
Vivir amores adolescentes de esos que ahora me parecen estúpidos.
Hacer el amor y que no pareciera un polvo más.

Pero bueno, en el fondo sólo son gilipolleces. Nostalgia, supongo. No estoy muy segura.
De lo que estoy segura es que me encantan los días lluviosos como este. Y lo que me viene a la cabeza con cada gota que cae y se cuelga de mi ventana.

1 comentario:

Anne Frank dijo...

sin duda es una sensación muy bonita. Bastante optimismo en esta nueva entrada, a pesar del día lluvioso. Tal vez deberíamos cambiar el canon de día lluvioso como día feo y verlo como tu. Un saludo ;)