26 dic. 2011

Resumen y lo que se ve desde fuera



"Se cansa de ti, te quiere cuando le da la gana, te deja miles de veces, te cambia a su antojo, no lo valora, no hace nada por mejorar, te echa los errores en cara; te deja otra vez porque se agobia estudiando (pero te deja, no puede simplemente verte menos). Lo pasas mal, lo vas superando poco a poco, conoces gente, haces amigos, rehaces tu vida, todo va mejorando, se te ve bastante bien.
Vuelve como si nada, le das otra oportunidad (que ella piensa que te la ha otorgado a ti), estáis juntas, sigues viendo a tus nuevas amigas (porque son parte de tu vida ahora, obviamente), te exige que quedes menos con ellas, te pone pegas a todo, la relación va mal, ella no pone de su parte, hay mucho rencor.
Te recuerda el beso que nos dimos cuando volvisteis, te sigue martirizando con lo de Naza.
Llega septiembre, me preocupo por ti y tus notas (demasiado para su gusto), podemos quedar después del agosto que te has pegado estudiando, y surge lo que surge.
Te arma el pollo del siglo, te deja.
Estás destrozada, nada te llena, todo son intentos por nuestra parte de hacerte reír e intentar que estés bien, sin mucho éxito.
Pasas un mes de mierda.


Llega octubre, y va pasando igual. A final de mes, sin embargo, se te ve algo más contenta y animada. Y, cuando ve un mínimo atisbo de felicidad, reaparece para decirte que te va a borrar de tuenti, que ve que ya eres feliz y blablabla. Lloras mucho, en mi hombro. Decides revelarte, te llevo a su casa, y eres incapaz de hacerle ver lo que sientes y cómo lo sientes, y no te deja expresarte.
Te suelta el mítico "No quiero estar contigo, no me haces feliz, no me aportas nada" con la mirada de indiferencia con la que malsoñé que me miraban a mí tus ojos, y te hunde ya del todo, mientras ella se va de fiesta y se lía con aquella chica, porque está afectadísima de verdad.


Noviembre es otro mes de mierda en tu vida, sabiendo de ella lo que te contaban o veías por el tuenti de tu hermana, pensando constantemente en el suicidio y sin conseguir animarte con nada.


Y llega el ansiado diciembre, cuando la ves en su cumpleaños, y acuerdas que ella reaparece en tu vida para que seáis super best friends forever and ever. Lo pasas mal, porque no quieres ser su amiga, y ella muestra que le da igual lo que seas. Empiezas a ir a la psicóloga por la depresión que te ha causado. Le das la patada, ya que te ofreció que si querías desaparecería de tu vida, que no sabrías nada de ella.

Sigue sin darte una respuesta clara a "¿Volverías a salir conmigo?". Terminas optando mandarle a la mierda, ya que ves que esa clase de relación que manteníais sólo te aporta más sufrimiento. Se te ve alegre y contenta por un día, sientes cosas. La ves conectada, incontrolablemente le hablas, hacéis un trato, vais a probar a ser amigas una tarde de viernes, porque está arrepentida, no quiere perderte.
Muestra lo que siente cuando le conviene, cuando nota que te pierde. Seguís hablando, ni rastro de los sentimientos de los que hablaba. Dice que ha conocido a otra tía y siente algo por ella. Quedáis y pactáis ser naturales. Besos y abrazos que echabas mucho de menos. Te sientes muy bien, llena, feliz. Se va. Dice que se arrepiente de besarte, que sólo se lía más.
Que está muy confusa, y que ella, ella, ella. Que "puede y no quiere", porque supuestamente le harías más daño, porque ella ha cambiado; pero sigue igual de victimista y egocéntrica que siempre. 
Cuando nota que te pierde, va a por ti, te llora un poco, victimismos, te cuelga de los hilos y vuelve a tener su marioneta lista.
Te dice que quiere ayudar a que sigas con tu vida, pero seguís discutiendo y hablando de sus cosas, de lo bien que le va la vida, que ha conocido a otra; y que aunque diga que es imposible, sigue hablándote de ella, otro sinsentido.


Y, más o menos así, en ese tira y afloja, llegamos hasta hoy, que ha sido más de lo mismo. Echarte en cara la mierda pasada, cambiarte de tema cuando te estás defendiendo y hundiéndote más y más.
Que tú se lo pasas todo, pero ella no quiere perdonarte. Que aunque se volviera a enamorar de ti no volvería contigo, pero que te quiere mucho. Que te quiere en su vida, pero no de la misma forma que tú a ella en la tuya. Que le encantó besarte y abrazarte ese viernes, pero que no se va a repetir porque sólo se confundiría más, y no le haría bien.


Y que no le das la patada, porque no ves razones para ello. Tienes una depresión por su culpa, pero no es una razón. Gracias a ella has perdido 3 meses de clase, pero no es una razón. Te has planteado el suicidio, pero no es una razón. Lloras todos los días, pero no es una razón. Te sientes perdida y no sabes qué hacer con tu vida, pero no es una razón. 
Te amargas por alguien que no se merece siquiera respirar el mismo aire que tú, pero no es una razón. Los que te queremos estamos preocupados por ti, pero no es una razón.



Date cuenta, rubia. Creo que más o menos está todo."


Silvia Molina.






2 comentarios:

Butterflied dijo...

Sonará manido, pero no hay más ciego que el que no quiere ver... Se ve que vosotros habéis hecho todo lo posible para hacerle ver la situación, pero solo queda en su mano el tomar las decisiones... Y, como la queréis, ahí deberéis estar para ayudarla decida lo que decida... Así que ánimo.

Cristina Zeta dijo...

precioso texto, digno de novela romántica de profundo corte intelectual, cargado de sentimiento y realidad...

estoy d nuevo en las redes sociales :) ya te sigo!

http://cristina-zeta.blogspot.com/