23 ago. 2010

Humo de tu cigarro

Avísame cuando seas distinto.
Avísame cuando tu corazón se calme.
Avísame cuando estés sobrio, cuando te calles.
Avísame cuando me sueltes.
Avísame cuando ceses de gritar, de insultarme, de maldecir.
Yo decidí que dejaras de formar parte de mi.
Avísame cuando las horas te cobren las fuerzas.
Avísame cuando te apartes de mi cuerpo, inerte.
Avísame.
Avísame cuando a los niños se le acaben las lágrimas.
No vuelvas con flores.
Avísame cuando empieces a apretar.
Y me ahogue. Y siga ahogándome.
Avísame cuando aflojes tus puños.
Esa bocanada de aire.
Avísame si crees que sigues queriéndome.
Si yo creo quererte.
Avísame si la gente cree que eres más hombre por hacerlo.
Avísame cuando dejes de empujarme, aplastarme, empequeñecerme, asfixiarme, disculparte, culparme, dañarme, imponerte.
Avísame si los ojos se me cierran de impotencia.
Avísame si sigo sintiendo algo, si odio cosas.
Si la vida me parece larga y sangrante.
Avísame si crees, si de verdad piensas que podría haber vuelto.
No te mandaré ninguna postal. Desde aquí no se puede.
No sirve de nada que piense en cortarte los huevos.
¿Dónde los metería? No eres digno de mi cuchillo.
Avísame, animal, si aún queda algo de humano en ti.
Avísame si después de los golpes pensabas ser perdonado.
Si... después de los golpes, te fumabas tu cigarro del día.

Al terminar la faena.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Oita..!! parece un grito de furia e indignación.Me gusta el escrito.Interesante titulo.Ironico tmb.xD te extraño mucho,niña!

F: Giss B.

Dan dijo...

Vaya, hacía mucho que no te leía. Parece un texto iracundo y tempestuoso, leerlo produce un desasosiego profundo que puedo llegar a imaginar es el que te llevó a escribirlo. ¿Cuántas personas te han hecho tanto daño?

Las cosas en el mundo en el que vivo son más simples, todo se nimba de luz con mucha más frecuencia de la que yo creía. Y prácticamente todo carece de importancia si yo estoy en mí, si no espero recompensa alguna. La rabia y el rencor me nublan la vista panorámica de una vida sencilla en su esencia. Me siento triste al verte nublada...
Dän