9 nov. 2009

Trozos de sueños.


A veces pienso que las cosas que nos importan cambian de estado. Todos los ciclos se pierden, se confunden, todo es tan extraño, llueve en nuestra alma. Y siento que si no estás no corre el viento, quizás fuera sí, pero no dentro de mí. Porque tú haces funcionar a mi cuerpo a base de suspiros que se pierden en la inmensidad del cielo, palabras que gracias a tí puedo escribir, enlazar, cambiar, perder, ganar, dar la vuelta, ponerlas del revés y siempre, siempre sonarían a tu belleza.
Escúchame ahora que puedes y lee lo que te cuento, son como pequeñas historias que debes de oír para que no me olvides. Melodía verde de ramas que se unen formando la carcasa de tu mente, nudos que se confunden con emociones que tu cara aspira. Y en la noche jamás estarás sola, eres la dulce estrella de mi oscuridad. Los retazos de un sueño que parecen recuerdos lejanos me gustaría unirlos todos junto a tí...

Esta noche quiero perder la consciencia que me hace temblar cada vez que te veo venir y volverme invisible tal vez, sentarme a tu lado, escucharte escondida como hablas, protegerte de noche a los pies de tu cama, descifrar el sentido de tus sueños, quedarme los besos que se escapan cada vez que respiras...
Ojala nunca cambie esa forma que tienes de estar en el mundo. Ojala que el tiempo no te cambie, cambia tú al mundo.
Y pasan los tiempos y cambian los aires, y todo lo que creímos nuestro ya no lo tenemos. Sólo quiero saber que tú sigues amándome desde ese lugar que llamas "el lugar perfecto", yo quiero estar donde estés tú para nutrirme de tus labios, besos que engordan mis noches de sueños sobre tí. Soñamos con cielos de donde llovía limonada y donde los taxis amarillos se detenían en cada parada y te llevaban a un planeta distinto. ¿Quieres tomar algo, muñeca? Yo para desayunar engullo las sonrisas bonitas como si me sirvieran de algo, la belleza no se pega y eso está más que claro. Hablaban de mariposas que te hacen cosquillas, cuando te veo y acelero mi velocidad pero, ¡eh, eh! ¡Echa el freno! Por ahí pasa una monada como tú y tengo que pararme a observar, como un espejismo, aparato de várvulas que estallan, tus ojos escapan de mi entendimiento, ¿qué significa que cierres los ojos mientras te digo que te echo de menos? ¿Es como si te doliese? 
Echo de menos mis días de verano en los que aún no me querías, en los que aún quedaba algo de mi niña y te prometía la Luna y travesías de caravelas junto con malvados piratas. Días en los que sonreía sin porqué y en los que lloraba por gusto. Te quiero, ¡si! Y sé que estoy llorando ahora y que mañana volverá a pasarme, lloraré siempre por tí, por el dolor que arde siempre que te recuerdo y porque no conseguiré nunca deshacerme de tí. Es algo que no puedo evitar.

Las palabras hoy se alejan y se contraen en mi pecho, recordándome cuánto me costará desvanecerte de mi memoria. Porque las horas no pasan sin que tu voz no las mueva. Porque no sé como rellenar el tiempo que siempre fue tuyo. Y viene alguien y me pregunta:
-¿Si te bebes el mar qué pasa?
Y yo le iba a responder "que todo sería perfecto", cuando sus zapatos rojos le hicieron correr y ya no volví a  verle. Y lloré pero ya nadie me escuchaba. Y era como la nada, como una nube en la que caigo y me lleno de pequeñas motas blancas. Nunca me enseñaron a contar ovejas. Todo hace "¡pop!" y desparece como en pompas de jabón. Veo tu sonrisa. Nuestras manos. Tu boca. Mi boca. Ya falta menos. La unión de ambas y explotas los fuegos artificiales en mis ojos, que te miran antes de unir nuestras palabras de nuevo. Boom, boom, boom. Más y más. Como si huyera, como si corriese. Si. Los latidos se escuchan. Boom, boom.
Ya alquilaron el último submarino y... Boom, Boom. Explotó al fin.

El despertador calló vibrando de la mesilla de noche, aunque era de día. Y mis ojos se abrieron viendo el techo blanco de mi habitación. Blanco como aquellas nubes.

4 comentarios:

Héctor dijo...

Solo una cosa vuelve un sueño imposible, el miedo a fracasar.

Siempre tendrás un hilo de esperanza al que agarrarte cuando pienses que las cosas no pueden ir peor.

Ah, y lo hecho, hecho queda =)

Muack :)

Victoria dijo...

Qué lindo nombre...Noem. Me encanta, enserio :P
Tus textos, también.
El otro día en mi otro blog (que cerré por cierto) me comentaste, lindas palabras.
Que estés bien.
Saludos!

Xaj dijo...

Es que las cosas, pocas veces, suelen salir perfectas. Es que las cositas, son como nosotros: imperfectos, perfectibles, alcanzables, luminosos de a ratos.

Saluditos.

Dan dijo...

Está claro que el torbellino nebuloso de frases perfectamente ilógicas del que acabo de volver era un sueño tuyo. Sin duda alguna, sólo podía ser tuyo.
Suele agobiarme sumergirme en tus mundos, como si al bucear me entrara miedo a quedarme sin oxígeno. Pero los arrecifes que encuenr¡tro a la luz de las aguas cálidas me hacen pensar que con todo, me dejas un buen sabor en estas inmersiones.
Dan~.