1 nov. 2009

Barcos que se apagan


Después de horas caminando, después de que tu cabeza sangre tras la caída, después que tu corazón se vaya desprendiendo poco a poco de tu pecho formando un camino de migas de pan, después de crear océnaos de lágrimas saladas y barcos de vela que se apagan con el soplido del viento... No somos los mismos.

Creí que todo lo que nos unía estaba por encima de este inmenso lago, de esperanzas que se hunden como en arenas movedizas, de sueños que se deshacen entre las olas de tus besos, de lágrimas sobre barcos velados que hacen que se apaguen. Mis ojos enrojecen con el atardecer y se aclaran mediante tu dulce alborada, pensando que durante la noche y mediante mis ganas, creaste en mí el sueño perfecto de tus párpados, que cerrados se entregan a la fantasía y que al abrirlos se queman con la luz de ese sol que nos juzga. Lejos de lo que eres y de lo que jamás serás me atraviesan con espadas tus palabras, como finas armas de hielo que se derriten con el calor de mi sangre y envenenan mi interior, como el elixir de el amor corrompiendo mis huesos y no. No puedo. Ya no puedo quererte como lo hice ayer.
Es tan duro darte cuenta de que nada sirve para olvidarse, de que por mucho que te golpees con la misma pregunta no saldrá la respuesta disparada de tu cabeza, como una caja registradora que te brinda el dinero que te debe.
A veces lloro de tanto suplicar cansada de las palizas innecesarias pero, escúchame, cuando te tiren al suelo es donde te debes de quedar. No sé por qué has dejado de girarte y sonreirme, de decirme que algún día en algún lugar dentro de un tiempo. Estoy cansada de sufrir y aunque sé que todo el mundo sufre, estoy harta de lastimarme con tus ilusiones, con tus imágenes que, mandándomelas desde tan lejos, nunca llegan nítidas, nunca me sacan de mí misma, nunca me descubren nada nuevo, porque sé que no existes. Que aquí no existes y que, por mucho que lo intente, jamás existirás, porque sólo eres un sueño defectuoso que quise arreglar y hacerlo mío, pero esa es una de las cosas que hay que dejar atrás.
Siento punzadas dentro de mí, de nada me alivia saber que donde estés estarás bien, sé que yo no soy quien te protege, aquí, estancada, pensando como serás. Yo no puedo dar mi vida porque ni siquiera sé dónde está la tuya. Y aún así, pienso, que no tendrás lo que hay que tener para decirme que no me quieres, que no me quieres como lo hacías ayer... Porque si no eres capaz, yo tampoco lo soy...
No me hagas sentir culpable porque me haces débil y todavía te deseo, pues prefiero que me odies a que me rompas. Eras todo cuanto quise y por ello intentaré salvarnos... Aunque de nada sirva el esfuerzo, porque ya no te quiero, ya no pienso en tí todas las noches, ya no visitas mis sueños, ya no me despierta en la madrugada tus gritos de necesidad. ¿Por qué? Porque no me extrañas y ya no me necesitas...

Nunca volveremos a ver la verdad de cerca.

4 comentarios:

Héctor dijo...

Tarde o temprano, todo acaba quedando atrás ^^

Karen dijo...

No sabés cuanto me ha conmovido este escrito, justo ahora estoy pasando por una situación similar, bastante confusa para mi.
Me gusto el dibujo del post anterior.
Cuidate, Chao!!!

Luis dijo...

interesante

Victoria dijo...

La primera vez q entro, y te tengo q decir que sí a todos los textos de acá los escribiste vos misma, sos una genia y sino también (!) Yo nisiquiera sé expresarme con mis básicas palabritas, jaja.
Me sentí várias pero váaaarias veces identificadas hasta terminar de leer la última palabra, seguiré pasando. Te sigo.
Saludos muchacha.