25 sept. 2009


ES CIENCIA

Dos besos de sal acaramelada... Esa es mi desilusión que se manifiesta en tu mejilla cada vez que nos vemos. Dos besos, sólo dos y tan lejos de tus labios. Mis palabras te llegan en nulos susurros, son tantas nimiedades los porqués de tu existencia... Algunas veces pienso que eres fruto de mi imaginación y me rompo en cristales. Vuelo, desemboco en la saliva de tus ideales y me vuelvo tejido de tus pulmones sólo para escuchar si se acelera tu respiración cuando me acerco. Pero, no se oye nada.

A veces pienso que mi suerte se cuestiona, que alomejor el amor está hecho para otros corazones más capaces, que de mis árboles de sueños antiguos borraría de ellos mi colección de musas por tí. Pero claro, eso no te es suficiente. Nada es suficiente para tí. Quisiera saber qué es lo que quieres de mí, si pretendes matarme con tus sonrisas apenadas. El alma se me encoje al sentir el caos, de mi interior surgen vientos huracanados que se escapan en forma de vapor en invierno y en susurros en verano. Tú eres, por cada parte de tu cuerpo, una nota de solfeo, eres mis pestañas cuando se cierran y hecha sobre tí arena Morfeo.
Ya no sé que hacer para que me mires de todas las formas que yo sueño. Si fuera capaz de coger todas las cosas que te gustan de este mundo y convertirme en ellas, todo, absolutamente todo sería más fácil. En ocasiones me olvido de que estoy muriendo por tí y te sonrío, me río con tu risa que se entrelaza entre las ondas del sonido y entonces es cuando te miro a los ojos. Me penetran, me oscurecen el alma y me la llenan de hormigón que me hace pesar más de lo debido. Después de una conversación contigo me marcho como si nada de aquello hubiera pasado y pienso: ¿Qué me pasa esta vez?

Las barreras del sonido se rompen y ya nada se escucha, porque sobran las palabras que decirnos. La lluvia cae sobre mi rostro, he sudado al huir. Cae y cae y cae. Vuelve a ser incansable. Vuelve a ser imparable y ya no siento. Mi ropa empapada me hace pensar en tu boca, cuando lames tus labios también lames mi razón y la despedazas con tu espada de pena y culpabilidad. La lluvia se confunde con las lágrimas que ojala vieras, quisiera que te dieses cuenta de cuánto y cuánto podría dar por tí. La dulzura de la inspiración es escasa cuando nada tienes que decir y las palabras se entrelazan como los colores del cielo del ocaso, de atardeceres con apologías estridentes que te dejan fría cuanto más quieres saber de ellos.

Quería saber cómo se comunicaban los abrazos, de qué lenguaje hablamos con los ojos, cómo sabemos que al cogernos de la mano se pueden sentir chispas. Quería explicarte que al final de los mapas no nos esperan dragones y abismo, que el mar sigue y sigue, grande, hermoso, antiguo y sabio como ninguna otra cosa. Ojala supieras que tu sonrisa se asemeja a la de las sirenas que cantan canciones a los marineros perdidos. Soy capitán de mi nave añorando tus roces y aleteos cuando despegabas del suelo de roca marina y... volabas. Vuelas por encima de mi alivio, por encima de mis miedos, por encima de mi amor y mis barreras, siempre vuelas por encima. Tus alas son movimiento de esencia de mariposa , tu magia se debe a la manera que tienes de hacerme sentir viva. Estoy sumamente rota, la eternidad cae sobre mí como un aplastante torrente de mis pensamientos que fluyen como cataratas, luego ríos y luego, nada.

Vine a reunirme contigo desde algún lugar, a decirte que lo siento... Tú no te imaginas lo maravillosa que eres. Tenía que encontrarte, decirte que te necesito, decirte que intento separarme tu aliento. Dime tus secretos y hazme tus preguntas, estoy preparada para volver a nuestro comienzo. Sigo el rastro que deja tu fantasía en añicos, siempre de frente a la ciencia distante de tu líbido. Nadie dijo que era fácil esta vergüenza que siento al separarme de tí. No nadie dijo que era fácil, nadie jamás me dijo que fuera a ser tan difícil. Elevame al ensueño.

Las cuestiones de la ciencia, de la ciencia y el progreso, me son desconocidas y no hablan tan alto como mi corazón. Volvamos a ser como somos, por favor... Intenta fantasearme.

3 comentarios:

Dan dijo...

Curioso texto. Tiene un aire confuso y etéreo que es muy bueno y lo hace sutil, pero a la vez hace que cueste seguir un hilo. Parece una amalgama de pensamientos explicados con preciosas metáforas.
Enhorabuena por tus metáforas, en serio.
Dän*...

Karen dijo...

Es como leer poesia en una historia, me gusta mucho como escribes.
Gracias por pasarte por mi blog, me alegra que te hallan gustado mis relatos.
Cuiadte!!

Amnesis Poética dijo...

Coincido con Dan, es un texto lleno de hermosas metàforas, que al lector, lo llevan por caminos intrincados y complicados.
Me gustan esos finales que invitan a la reflexion!
Un beso!