15 ago. 2009


HELADO DE MIS SUEÑOS

Que graciosos me parecen esos recuerdos cuando tú, tan dulce, me regalaste esa flor. Pasamos un verano inolvidable, parecía ser eterno y lo parecía de verdad. Ya me estaba creyendo que había encontrado a alguien que no fuera un misántropo o un excéntrico. Siempre daba con gente así y empezaba a dudar de mi suerte.
Tuvimos una conversación antes de todo lo siguiente y no creo que pueda olvidarla.

-Que bonito el día de hoy. ¿Vamos a la playa?
-Hoy... ¿Estás loco?-no lo dije a mal, fue graciosa su cara de risa contenida.
-Vamos... Me haría ilusión besarte con un mar de fondo.
-¡No digas esas cosas! Sabes que me pongo roja enseguida...-así fue.
-Lo sé, pero es gracioso.
-¿El qué?
-Esa manera que tienes de mirar las cosas, de observarlas. Mirarte es como... No sé expresarme.
-No te preocupes.-me sorprendió ese comentario suyo, fue espeluznante.
-Entonces, ¿vamos a la playa?
-Oh, Dios, no me apetece...
-Hace un buen día aunque podemos ir otro si así lo prefieres.
-Lo veo lo mejor...
-¿Qué te pasa?
-No sé.-miré el mar. En realidad si que lo sabía.
Hubo un silencio. Se oían las olas del mar de fondo como una banda sonora natural.
-Creo que se acerca.
-¿Hum?
-El final del verano. Volveré a mi ciudad dentro de tres semanas como muy tarde.
Ya no me acordaba de el helado que había comprado hace diez minutos. Noté como se deshacía entre mis dedos mientras hablaba con Javi. Lamí la parte que tenía manchada de helado y seguí mirando a un punto muerto, donde la mirada de Javi no me llegara. Fue incómodo.
-Pero, no te vas a olvidar de todo esto, ¿no? ¿No me olvidarás, verdad?
-No sé, no me apetece sufrir...-no le miré hasta después de unos segundos de haberlo dicho.
Era triste verlo. Como... se rompe.
-Entonces... ¿se acabó?
-No sé, de verdad que no lo sé. No sé nada, de verdad que no sé nada, Javi...
-Pero, yo...
-Lo sé, pero no quiero oírlo. ¿Sabes? Hay una cosa que nunca va a cambiar. Cuando vuelva el año que viene volveremos a vernos y todo volverá a nacer. Será una vida fénix. Y no sé... No me apetece sufrir ahora para que el año que viene esto vuelva a suceder.
-¿Por qué ahora? ¿Por qué no disfrutar estás últimas semanas?
-Porque, Javi, esto no volverá a suceder la semana que viene, ni el mes que viene, ni el año que viene... Porque me he cansado de un amor de verano, porque te quiero pero... Pero no. Tengo dieciocho años y un mundo por conocer. No puedo estancarme en esto, necesito conocer algo más, un poco más... Y necesito sufrir experiencias, enriquecerme, inspirarme y querer cosas distintas. Necesito tu amistad, es lo único que te pido...
-¿Y qué haré yo? Sin tí, nada de esto tiene sentido.
-Piensa en las cosas que hacías antes de conocerme, las cosas que te llenaban y haz como yo. Vuélvelas a utilizar y crea otras nuevas. Vive más lejos de lo que tus ojos pueden ver. Sé un fénix que vuela sin renacer. Yo no soy tu última esperanza ni mucho menos, soy una de tus esperanzas y uno de tus muchos guías que encontrarás. Yo, por el momento, necesito madurar y ser libre para hacerlo. Perdóname...
Me levanté del banco donde estaba sentada y me dispuse a irme. Él me habló:
-¡Lo haré! Pero antes explicáme algo.
Paré en seco y ni me dí la vuelta.
-Dime.
-Gracias por acompañarme. Has sido la única que ha sabido comprenderme y tratarme de una forma en la que no me sintiera solo. Pero, ¿ahora que te vas, Soledad, qué me queda?
-Tú mismo. Ya encontrarás a alguien que sepa darte algo más que yo. Es así.


Ese día pedí que me llevaran de vuelta a mi ciudad. No volví a ver a Javi pero... De alguna manera supe que estaba bien. Yo seguí mi vida como quise que fuera y seguí siendo la única esperanza de muchas personas, aunque siempre les decía lo mismo:

No soy la única, soy una de muchas que encontrarás.

2 comentarios:

Amnesis Poética dijo...

Soledad tenía todo sumamente claro, todo muy pensado y planeado. Podría decir que no sufrió, que olvidó rápidamente, pero se olvido de lo más importante, que el amor se hace de dos, aunque solo sea un amor de verano. Mis felicitaciones, es un texto muy bien escrito... veo mucho talento por aqui.
Un abrazo grande! te sigo!

Sol dijo...

Hola Noem! Gracias por tus comentarios en mi blog!!

Lo que has escrito me gustó mucho... coincido con amnesis en lo de tu talento... Y sabes que? realmente hay mucha gente que considera a "soledad" como su única esperanza... hay mucha gente que no sabe amar, que tiene miedo, que piensa que es preferible hacerse cargo de uno mismo más que del amor de otro... pero dejame mostrarte como lo veo: aun de verano, aunque dure sólo un par de instantes, el amor es siempre la única esperanza de salvación...

Besotes! Seguiré por aqui!