11 jul. 2009

Lágrimas de cristal.


Lágrimas que renacen una y otra vez. Dicen que después de la tormenta suele venir la calma. Yo aún sigo en el centro del huracán, en el agujero negro de tus recuerdos y los míos, los noto. Recorren mi cuerpo como un ave fénix que renace, que quema mi piel, mi mente, me quema a mí. Tú eres todo lo que tenía para siempre, para lo único que usaba un "siempre", en cuanto te fuiste no lo volví a utilizar. Tu voz recorre mis sentidos, se fusiona con el sexto dándome a entender que quiere quedarse en mi interior, mi desgarbada anatomía no lo soporta más. Te necesita. Soy una adicta y tú formas mi sustancia preferida. Adicta a lo que se suene llamar "amor". Desecho los besos caducados y las caricias sin estrenar, mil lágrimas de cristal recorren mi intelecto, congelando mi mente y haciendo de mí una simple alma en pena más. Purgo mis pecados, purifico mis miedos, lloro. Aún así todo es inútil pues tú no vas a volver. He pensado en algo, puede que no sea verdad pero...Qué más da. He pensado que después de todo estas lágrimas forman parte de mí, de mi alma, de mi yo. Tal vez no pueda soportar el peso de tu marcha, tal vez esta soledad pueda con mis ganas de crear sueños para tí, tal vez acepte que no vayas a volver, pero para eso tengo una medicina. La vida no dura ni poco ni mucho, dura nada más y nada menos que toda la vida. Y por eso, tengo tiempo de recuperar el tiempo perdido. Tengo tiempo de recuperarte y volverte a perder.


Noem. (Gracias Dan..)

2 comentarios:

Dan dijo...

Gracias por qué? Porque preveías que te iba a decir que es un texto precioso o por algunas frases?

Noem dijo...

No, por ser una gran fuente de inspiración aunque el texto vaya dirigido a Gisell. Gracias^^